Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
17 julio 2014 4 17 /07 /julio /2014 08:22

   Yo no sé de historia, pero sé lo que recuerdo y lo que recuerdo es esto:
   Yo en el s. XVI ya era hombre. Vivía –a veces en mi sueño la veo- en una austera cabaña sin espejos. Por eso, mi rostro en mi memoria siempre resulta algo difuso, marcado por los tenues pliegues de las aguas del lago, a cuyos pies se abrían los pasadizos secretos de mi frondoso palacio donde, por suelo, tenía agreste, húmeda y mohosa roca; por todo ornamento, ciento un árbol; en mis aposentos, apenas algo más que un camastro. Allí, mi lago –pequeño, cristalino, silencioso como el alma que reposa- respiraba con el latido de las truchas: continuo, monótono, despacio.
   En aquel entonces, las fronteras de Europa para mí eran meras verjas de jardines infinitos. A ellos brindaba visitas de pleitesía cada cierto tiempo: bien fuese, impuesto por las necesidades de la supervivencia, para practicar el burdo trueque (mi mujer, que ahora duerme, a menudo me cuenta como, a media noche, nombro medidas antiguas y raros latines, como regateo con pieles, resinas y confituras por vestidos y camisas); bien para ejercer, al arribo de un mensaje cifrado requiriendo unos servicios, mi extraño oficio (extraño y de origen tan desconocido que nunca generó escuela), pues, en un mundo de miradas imprecisas, yo cazaba las oscuras esencias de los hombres.
   Por la gracia de mi don, yo habría podido ser, como aquellos para quienes trabajaba, un prohombre, amasar inmensas fortunas, financiar descubrimientos e inventos de la época... Pero nunca mis deseos abrigaron grandes ambiciones, que yo recuerde, o al menos ambiciones relacionadas con la acumulación de poder y de capital, santos patrones de nuestra actual economía, y siempre me conformé con una vida solitaria, casi ermitaña, que se mantuvo en sano equilibrio entre el hermetismo y la reflexión y las mundanales experiencias urbanas y cortesanas.
   Más por intuición que por rememoración propia, deduzco en mi oficio los albores de una todavía embrionaria psicología, cuyos últimos penosos resultados han sido vulgares psicotécnicos para cajeras de supermercado, convirtiendo el arte de la observación en puro cuestionario. Porque mi oficio, como el homo afarensis, formó parte de la evolución, extinguiéndose en el camino. Y aunque en el s. XVI nadie, como yo ahora, conocía mi rostro, de boca en boca se propagó mi fama de hombre justo y en todas las lenguas se alabaron las grandezas de mi arte. Yo era el cazador de esencias.
   La razón de mi renombre no fue otra sino que, ya entonces, la mentira, el deshonor y la falta de palabra comenzaban a ser moneda de cambio en todos los negocios, acostumbrándose la gente, cada vez más, a dejarse llevar por los bellos vocablos, los bellos objetos y los bellos cuerpos, deslumbrando y desviando la atención con el único fin de usar y timar.
   Mis diversas y variadas técnicas de investigación dependieron siempre de dónde se realizaba el negocio que debía evaluar. En algunas ocasiones, si este se llevaba a cabo en ambiente hogareño y cerrado, me camuflaba entre el servicio. En otras muchas, mi inventiva se ampliaba convirtiéndome en representante de inexistentes casas de joyas, en noble, en caballero, en vendedor de frutas. Y en casi todas ellas me vi en hostales y burdeles, ya fuese en mesa o cama vecina, saboreando y compartiendo con todos aquellos banqueros, incipientes burgueses, marchantes, mercaderes e incluso reyes los placeres de los sentidos.
   De esta manera escuchaba, estudiaba y analizaba sin ser visto conversaciones privadas: escuchaba, al cerrar los ojos, el tono y el timbre de sus voces; con la mente en profundo silencio, estudiaba el alo de sus gestos navegando en el viento; analizaba sobre todo, como al buen vino dejándolo reposar primero, el aroma desprendido de cada uno de sus actos. Era especialmente a partir de los más superfluos, aquellos que se pierden en el inconsciente para luego aflorar por dentro tal que si soplo de dioses fuesen, como conseguía conocer los más sinceros sentimientos: si la persona por la cual yo había sido contratado respondería a lo pactado, si sería honesta, resuelta y firme o si, por lo contrario, su avaricia o su pedantería o su cobardía (o todo junto, que casos también los había) rompería cualquier posible acuerdo. Sin embargo, los honorarios cobrados a cambio de tan valiosa información en ningún momento hicieron pequeña sombra a las ingentes sumas manejadas por las excelentísimas damas y los ilustres caballeros cuyos retratos y largos nombres plagan las páginas de la historia.
   De todo lo que fui, de todo lo que viví, hoy nada queda. Apenas cuatro sueños difíciles de descifrar cuando el mundo, desde entonces y hasta ahora, ha cambiado tanto. Fugaces risas, susurros prohibidos cantados a media voz cuando la operación alcanzaba su cenit. Palabras secretas que nunca fueron escritas. Y si bien es cierto que, tras tanto sentir, despierto sudoroso y sediento, también lo es que no me arrepiento ni reniego de mi larga experiencia: a ella debo mi sabiduría añeja y a ella agradezco el poder saborear la desnuda sencillez de mi mujer junto a mi almohada. Su respiración, entremezclada con el cantar de los pájaros y de las tabernas, me muestra mi más apreciada esencia.
   Y, ahora, unos minutos de silencio, ella se despereza.

 

  lsorciere

 

                                                                            31 de diciembre del 2000

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Flora 10/05/2010 12:26


jajaja... sí, le llaman pilates; abrir nuevas conexiones nuronales, etc.,"Si siempre tirllas los mismos caminos" lo haces automáticamente, no vale jeje... Dicho a mi manera ¿surrealisata? por donde
pas atila no crece la hierba. O, de vez en cuando: mejor dejar que vuelva a crecer la hierba...Y, mi padre diría: Dejar lo explotado en barbecho e ir a por otra parte no explotada;)

Lo siento, pero es que me tiras de la lengua y yo no tengo medida jeje


MJ 10/05/2010 18:32



Jajajaja, acabas de fundir en un solo párrafo la sabiduría popular con las últmas teorías del Punset. Ojo, que esto puede crear escuela



Flora 10/04/2010 10:55


¿Tienes mala memoria?

Pues será cosa de estas nuevas genraciones jajaja, en cambio las viejas( como la mía) la tenemos muy bien: Nos acordadmos de todo, de lo de ayer claro jaja. Realmente terrible lo de Maragall y
otros.

Saludos luneros


MJ 10/04/2010 21:58



Yo creo k es falta de ejercicio, tanta maquinita es lo que tiene. Ahora me voy cambiando de mano el reloj, que en un e-mail de esos que corren decían que era bueno, jajajaja, no sé yo, pero por
probar...


Saludos Luna lunera, cascabelera



Flora 10/01/2010 12:59


"22 de abril de 2007

En el mundo: Lo que los escritores esconden.

Enrique Muriel:

En realidad se llama Francisco González Ledesma. Dejó la abogacía para dedicarse a los libros. El franquismo lo prohibió, se hizo famoso como escritor de novelas del oeste, ganó el Planeta y su
última obra, «La ciudad sin tiempo», va camino de ser un «best-seller». Ahora da la cara."

En el libro ya decían que era pseudónimo, y lo busqué... Un gusto, ver que con 81 años (en 2007) una persona sea capaz de seguir creando, ¡me encanta! (es esperanzador no;)

Saludos


MJ 10/01/2010 20:42



Realmente increible, aunque creo que mi futuro es más afín al pobrecito Maragall. (Bueno, aquí debería poner jajajaj, pero de buen rollo, que me rio de mí no del Maragall)


También he estado mirando a ver que encontraba. La verdad, no he leído nada de él, pero creo que solo por su biografía es un honor que me compares en algo con él.


Un abrazo



Flora 09/30/2010 13:45


El observador de este relato, me redordó al de una novela, que cayó en mis manos por ¿por casualidad? no, fue porque estaba bien de precio jeje

La ciudad sin tiempo de ¿Enrique Moriel?

"Yo vengo de años sin fortoeras, de ciudades sepultadas..." "Cuando yo nací, la gran llanura barcelonesa que se extendía m´´as alla de la murallagótica..."

Buena e interesante esencia la que tiene tu relato.

Saludos


MJ 09/30/2010 21:53



Jajajaja, sí, yo también a menudo me guio por el precio... La verdad es que las ferias de ocasión ofrecen buenas oportunidades. Que le vamos a hacer, son tiempos de crisis!!! La verdad es que del
escritor que comentas no recuerdo haber leído nada, pero..., vale, confieso, suelo olvidar nombres, aunque el título... Echaré un vistazo por internet


Una vez más, gracias.


 



Presentación

  • : M.J
  • : Tengo un don. No es escribir, sino estar callada. A veces, escribo; entonces, hablo; ergo, pierdo mi don
  • Contacto

Gracias por venir, eres mi visita.....

contador de visitas

Acomódate, ves a por un café o..., ¿mejor una copa de vino?; descálzate si te apetece: estás en tu casa. Mis pequeños  "pinochos" revivirán por la gracia de tu mirada. 

MJ en Facebook


 

 

 

Creación independiente

 


EL HOMBRE DE ALCOLLANO

Creado por J.C Giró

Una ayudita. Blog de apuntes